Monday, June 26, 2006

LOTO DORADO


Una vez, un hombre llamado Lin Chih-yang viajó de la China antigua a un territorio conocido como el Reino de las Mujeres. Esta era una tierra en donde las mujeres se comportaban como hombres y los hombres, como mujeres. Lin pronto fue elegido por la gobernante del reino para que fuera una “mujer de la corte”. La gobernante planeaba darle al forastero la apariencia de una mujer –incluyendo vendarle los pies, dolorosa práctica a la cual los hombres eran sometidos.
El término “loto dorado” aparece en muchos contextos en la literatura china, y en cierto tiempo parece haber sido sinónimo con los pies vendados.

"...El corazón de una mujer tendía a quedarse con su familia original después del matrimonio. Sin embargo, con un par de pies vendados, ella no podía más que quedarse con su esposo y la familia de éste"... Y no era fácil para una mujer así iniciar una relación o escaparse con un hombre, ya que no podía irse muy lejos

El aspecto sexual de vendar los pies es bastante obvio en el Tsai-fei lu. Su autor, Yao Lin-hsi, incluso fue arrestado por aludir a este tema prohibido. Gran parte de la obra describe qué tan hermosos y sexualmente atractivos pueden ser los pies pequeños y cómo los hombres deben sentir, acariciar y olerlos. Según Lin, incluso había una organización llamada Sociedad de Amor del Loto Dorado. “Pero no es apropiado decir que todos los hombres chinos eran podofilios. El Tsai-fei lu revela la actitud de un grupo en particular hacia la costumbre de vendar los pies, dice Lin.

Ko, quien da crédito a Yao Lin-hsi por encaminarlo a horizontes más amplios, ha terminado el borrador de un libro sobre la sexualidad detrás de la costumbre de vendar los pies. “En este libro profundizo en el aspecto sexual del pueblo chino”, explica Ko. “El objetivo original de vendar los pies era evitar que las mujeres se fueran de la casa. Pero el sexo también fue una razón importante. Creo que en gran medida constituyó el impulso que perpetuó esta costumbre folclórica”.

Aunque se ha documentado que el vendar los pies aumentaba la satisfacción sexual, cualquiera que haya visto los incómodos y sumamente pequeños zapatos de Ko se preguntará por qué se permitió que esta costumbre existiera durante tantos años. Algunas tendencias duran más de lo esperado, y esa costumbre se extendió hasta los primeros años de este siglo.

Fuente: Loto Dorado

1 Comments:

Blogger Fedosy said...

Una maravilla.

Tuesday, 27 June, 2006  

Post a Comment

<< Home